Adrián Pazó rescata un punto en «O Vao»

EL BRENTFORD QUIERE REENGANCHAR EL PLAY-OFF
16 febrero, 2015
El Eibar sufre la acometida del Elche
18 febrero, 2015

Adrián Pazó rescata un punto en «O Vao»

Pazo2El Coruxo FC recibía ayer, día 15 de Febrero, en su casa de «O Vao» al Burgos CF para lo que sería un partido tenso, «in crescendo» y con ambos equipos funcionando de menos a más, pero con estrategias claramente diferenciadas.

El conjunto de Rafa Sáez avanzaba por el partido con largas posesiones del balón en campo contrario, mientras que los visitantes optaban por no arriesgar y buscar los envíos en largo.

El primer gol llegaría en el minuto 38, a favor del Burgos. Todo se resumió a una ocasión perdida, una contra demasiado rápida para los locales y una entrada necesaria para evitar el gol. Lamentablemente, la entrada no fue tan calculada como se esperaba y desembocó en un penalti en contra el Coruxo. Carralero fue el encargado de apuntillar el balón y lo que comenzó como una jugada de gol para el Coruxo, se trastabilló por momentos hasta convertirse en el 0-1 para el Burgos.

Tras el descanso, el Coruxo volcaba su juego en un ataque sin cuartel contra el rival. Se producían llegadas una y otra vez, pero el Burgos había reforzado ya su línea de contención, lo que dificultaba cualquier tipo de internamiento.

Vicente MoscardóA pesar de eso, el conjunto de Sáez disponía de jugadores capaces de ver el hueco y aprovecharlo. Nuestro jugador, Vicente Moscardó, quien jugó los 90 minutos de manera incansable, es uno de esos importantes activos dentro del conjunto y comenzando la segunda parte, supo internarse entre las filas defensivas del Burgos y enganchar el esférico desde la frontal del área, pero aunque casi se degustaba el empate, el balón salió despedido por encima de los tres palos.

Llegábamos al descuento con el marcador estático en 0-1 y cuando ya se daba todo por finalizado, una falta desde el lateral y a favor de los locales, haría aparecer a otro de esos activos antes mencionados. Adrián Pazó, jugador de EcoSport y pilar de la defensa viguesa, logro hacerse con el rechace y con un disparo raso que se marchó sin opciones al fondo de la malla rival, conseguiría el 1-1 para su equipo.

Un merecido punto para cada conjunto en lo que fue una gran demostración de buen fútbol y deportiva competitividad, a la vez que un logro más para Pazó: un jugador que sin tener que estar ahí para eso, está ahí para todo lo que necesite su equipo.

 

Manuel Bueno Álvarez
©EcoSport Barbanza S.L.